Rectoría

Última actualización: Jueves, Diciembre 03, 2015 11:34 AM

PALABRAS LUIS FERNANDO GAVIRIA TRUJILLO

 PALABRAS LUIS FERNANDO GAVIRIA TRUJILLO 

Presidente SUE 

Reunión Santa Marta, noviembre 27 de 2015 

 

Inicio esta intervención ofreciendo mi reconocimiento al importante papel que para la consolidación del SUE han cumplido la señora Ministra de Educación, doctora Gina Parody y, en su representación, la señora Viceministra de Educación Superior, Natalia Ariza. 

Me siento honrado de llevar la vocería del Sistema Universitario Estatal para reconocer y agradecer a los doctores Luis Enrique Arango e Iván Ramos por sus diversas y esenciales contribuciones para sentar las bases de un SUE moderno y habilitado para enfrentar los complejos desafíos de la educación superior pública de los colombianos. Ellos nos aportaron la visión de lo que podemos ser con la unión de nuestras fortalezas institucionales. 

Al doctor Rutber Escorcia, rector de la Universidad del Magdalena y vicepresidente del SUE le ofrezco mi gratitud por su hospitalidad y por haber facilitado las condiciones que hacen posible este nuevo encuentro. 

Debo expresar mi particular agradecimiento a todos los directores regionales del SUE y, por su intermedio, a todos los rectores por la distinción con la que me han honrado designándome como Presidente para este nuevo período. 

Hoy compartiremos varios productos e iniciativas que juzgo de interés para el futuro del SUE. 

En primer lugar, gracias al apoyo del Ministerio de Educación Nacional, hoy podemos contar con una resolución que le da estructura al Sistema Universitario Estatal, establece sus funciones, define actores y roles. Sin duda, se trata de un gran paso en el proceso de formalización de nuestro Sistema. 

En segundo lugar, gracias al esfuerzo y orientaciones de los doctores Iván Ramos y Fernando Noreña, vicerrector administrativo de la UTP, les entregaremos una publicación que caracteriza el Sistema Universitario Estatal, en general, y cada una de sus 32 universidades. 

Se trata de un esfuerzo que resalta el comportamiento reciente de nuestras instituciones con sus principales características y atributos. 

De este texto quisiera destacar, entre otros aspectos, los 600 mil estudiantes matriculados en las universidades públicas del país en 2014, cuando diez años atrás sólo atendíamos 356 mil. Un notable incremento. 

Tenemos el compromiso de transformar estos estudiantes en profesionales y ciudadanos íntegros, en líderes capaces de impactar su entorno y construir sociedad. 

Subrayo igualmente que las universidades públicas cubrieron en el 2013 el 68% de la matrícula total en doctorado, el 49% en maestrías y el 23% en especializaciones. Pasamos de atender algo más de 16 mil estudiantes a 38 mil entre 2004 y 2014. 

Aumentamos el número de nuestros programas de pregrado y subimos de 1.078 a 1.312, y en los programas de posgrado tuvimos un salto del 56% al pasar de 852 programas a 1.329. 

Las 32 universidades que integramos el SUE vinculamos un poco más de 33 mil docentes y de ellos casi 12 mil tienen vinculación a la planta, cerca de 8 mil tienen contratos a término fijo y algo más de 18 mil profesores están contratados por cátedra. 

Sin embargo, conviene subrayar que de los 6.182 docentes con título de doctorado en el país, el 54% trabaja en las universidades del SUE. 

Así mismo, me complace indicar que en esta década el número de grupos de investigación con reconocimiento de Colciencias subió un 163%, al pasar de 834 grupos a 2.194, lo cual habla bien del 

cuidado que se ha tenido sobre esta tarea en cada una de nuestras universidades. 

De la misma manera, destaco el crecimiento de las revistas indexadas que subieron de 79 a 205 con un incremento del 125% en el número de artículos. 

El esfuerzo también se ha dirigido hacia las patentes, y mientras en 2004 sólo se tenía registro de 5 patentes, en 2014, la cifra pasó a 90. 

La caracterización que hoy entregamos, confirma que las universidades públicas continuamos haciendo importantes esfuerzos para atender una población estudiantil que prioritariamente procede de poblaciones con limitaciones socio-económicas. Un 70% de los estudiantes matriculados en las universidades del SUE provienen de los estratos 1, 2 y 3. 

A la fecha, diez de las universidades de nuestro Sistema ya consiguió acreditación de alta calidad y en proceso se encuentran otras 16. A todas ellas les ofrecemos nuestro concurso para atender debidamente los requerimientos de la acreditación. 

Pasamos de 97 a 362 el número de programas de pregrado acreditados y hoy están en proceso otros 184 programas. En postgrado contamos con 56 programas acreditados y 77 en proceso de acreditación. 

En fin, el SUE cuenta con 159 laboratorios acreditados y 22 de nuestras universidades tienen certificación de gestión de calidad. 

Estas cifras e indicadores confirman el esfuerzo que el MEN y nuestras universidades hemos realizado en beneficio de la ampliación de la cobertura y el mejoramiento continuo de la calidad de los programas ofrecidos. Pero las complejidades del país y del mundo imponen nuevos retos que la educación superior debe atender con esmero. 

Pienso que es fundamental articular nuestras acciones con la política y las líneas definidas por ASCUN y el CESU en ejes transversales como calidad de la educación superior, 

sostenibilidad financiera, gobernabilidad, regionalización y estructuración de la formación profesional. 

Así mismo, resulta esencial que la estructura trascienda lo plasmado en el papel y se traduzca en acciones concretas: planes, estrategias y proyectos conjuntos que nos orienten a la anhelada excelencia en los ejes misionales de docencia, investigación y extensión; la razón de ser de la educación superior. Espero que nuestra sesión del día de hoy nos permita avanzar en la construcción de líneas de acción que se desarrollen por medio de la sinergia de nuestras universidades. 

Cada una de las mesas propuestas para el trabajo de este día se ocupará de reflexionar alrededor de los grandes ejes sobre los cuales las universidades públicas tenemos compromisos para racionalizar recursos; fortalecer la movilidad; potenciar el mejoramiento continuo y consolidar mayores y mejores canales de comunicación entre las instituciones públicas y las privadas, y entre todas ellas y las autoridades estatales. 

Particular interés debemos colocar en atender las responsabilidades de nuestras universidades con la paz de Colombia. 

Trabajaré con todos ustedes para que los propósitos fundacionales y misionales de este Sistema de Educación Superior puedan cumplirse de la mejor manera. 

Buscaré los mejores caminos para consolidar al SUE como un instrumento que propicie la intervención de todos sus miembros; un instrumento que les garantice efectivos mecanismos de representación y mantenga adecuados niveles de interlocución con el MEN. 

Nuestro compromiso es con el futuro de la educación superior pública de Colombia. 

Gracias. 

LUIS FERNANDO GAVIRIA TRUJILLO

Presidente

SISTEMA UNIVERSITARIO ESTATAL

Última actualización: Miércoles, Diciembre 10, 2014 10:42 AM

Rectoría


 

Dr. Luis Fernando Gaviria Trujillo                  
rector@utp.edu.co

La Rectoría es la dependencia encargada de la planeación y la dirección académica y administrativa, conforme a lo dispuesto en las normas legales, los estatutos, reglamentos de la Universidad y las decisiones y actos del Consejo Superior Universitario y el Consejo Académico, en procura del logro de la misión institucional.

Última actualización: Lunes, Octubre 20, 2014 09:26 PM

Una aclaración y una mala noticia

Debo aclarar el alcance de la declaración del Sistema Universitario Estatal, publicitada como remitido publicitario el  domingo 12 de octubre en el diario El Tiempo y que hace alusión, además de pedirle recursos adicionales al Congreso Nacional y al Gobierno, para las Universidades públicas , en una cuantía mínima del 4% sobre la indexación al tema del programa de las 10.000 becas Universitarias


Ha podido interpretarse que objetamos el programa o lo consideramos inconveniente; lejos estamos de ello. Es un paso muy importante en la dirección de facilitar que jóvenes de excelentes resultados en las Pruebas Saber 11, y que están en condición de pobreza de acuerdo al Sisbén, obtengan una beca crédito condonable, sin codeudor  para estudiar en universidades con acreditación institucional.

Lo que si hemos dicho es que sería deseable que se abriera a los programas acreditados, aunque ellos no estuvieran en instituciones acreditadas  por un lado y por el otro, a futuro, considerar los costos de formación en el caso de las  universidades del Estado, que no están incluidos en las matriculas que cobran.

Se nos ha explicado que es un primer programa, una apertura, y que vendrán otros que cubran los aspectos señalados,  lo cual es razonable. Es decir, que se ofrecerán becas para programas acreditados y se harán reconocimientos para los cupos que aumenten las universidades públicas, compensando los costos de formación y no solo el valor de las matriculas subsidiadas.

Ya en este momento corresponde aprovechar el programa vigente, buscar que los estudiantes que potencialmente pueden ser becados, cuyas estadísticas agregadas se conocen, busquen el cupo en las universidades. Se  debe hacer un ejercicio de mercadeo personalizado para contactarlos y atraerlos. Significa llevar talento a las universidades, acción que significa, además del valor social, una inversión segura hacia la calidad.

Hay que actuar de emergencia, los plazos para inscripción y selección están en marcha. Se deben buscar los colegios y ubicar los estudiantes de manera oportuna. Es una oportunidad que debemos ayudar a consolidar públicos y privados.

Los estudiantes tendrán una beca de sostenimiento de dos salarios legales mínimos mensuales  por semestre, lo cual  ayuda mucho a cofinanciar los  gastos de manutención.

Sobre la petición de las universidades en materia presupuestal, debemos informar que el proyecto  de presupuesto aprobado en el Congreso, no  hizo variaciones,  negándola de plano. Quedamos pendientes de la ley que se tramita,  haciendo permanente el punto del impuesto del CREE que originalmente tuvo solo una vigencia de tres años, aquí podría haber una oportunidad de solventar la crisis de financiamiento. No veo más, por ahora.

P/D: agradezco las manifestaciones  recibidas de muchas personas e instituciones a raíz de mi inminente  desvinculación laboral de la Universidad Tecnológica de Pereira.


 

Luis Enrique Arango Jiménez

Rector

Universidad Tecnológica de Pereira

Última actualización: Lunes, Octubre 20, 2014 11:48 AM

DISCURSO HOMENAJE UTP

 

 

 

 

 

DISCURSO  LUIS ENRIQUE ARANGO JIMENEZ

HOMENAJE – UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA DE PEREIRA

Pereira, 16 de octubre de 2014

Escribiendo estas líneas pasan por mi mente muchos hechos notables durante estos casi 15 años de gestión  pero más que los hechos pasan las personas, aquellas que de una u otra forma hicieron posible que las cosas pasaran.

El reconocimiento que hoy recibo al dejar la Universidad, tengo que compartirlo; muchas personas; algunas idas y otras que todavía continúan la tarea, han sido baluartes fundamentales en los logros que hoy puedo exhibir, sin su apoyo, compromiso, aportes y participación, no hubiera sido posible nada de lo que hemos alcanzado.

Son muchas decisiones y hechos que podríamos llamar hitos, o rupturas, entre las que quiero recordar las siguientes:

Aumentar los cupos de primer semestre, se traía un cultura de no aumentarlos por falta de recursos o por dudas con respecto al deterioro de la calidad.

Optimizar los cupos haciendo varios llamados en las matriculas, se pensaba que era una falta de seriedad. Aprovechamos los cupos que quedaban vacantes en las licenciaturas buscando los estudiantes en zonas apartadas, lo que dio lugar al programa de sillas vacías, con el cual trajimos jóvenes de Niquí Choco y de San Andrés.

Cuidar los ingresos, las matriculas no se actualizaban con el costo del dinero, se mantenían en pesos nominales, a pesar de las altas tasas de inflación. Hoy como todo en la economía se indexan.

Apostarle al bilingüismo para formar recurso humano más competitivo en un entorno global, convirtiendo el inglés en requisito de grado, el inglés se había vuelto algo irrelevante, incluso algunos, programas lo habían eliminado.

Creación del Instituto de Lenguas Extrajeras -ILEX

Oferta gratuita de Ingles para adquirir las competencias en Ingles, se usaron los recursos, adicionales que dejó la indexación de las matrículas.

Uso de la infraestructura ociosa .En las noches y en los fines de semana la Universidad era desierta. Alrededor de 400 estudiantes la ocupaban en las noches. Se crearon las jornadas especiales para quienes están laborando o desean laborar y disponen de ingresos con matrículas diferenciales.

Inclusión política dándole a los docentes transitorios el derecho al voto para elegir representaciones, lo mismo que posibilidades de investigar y de capacitarse. Eran profundamente segregados, se creía que negándoles oportunidades se evitaba que la figura de contratación prosperara.

Creación de la oficina de Relaciones Internacionales, no existía una instancia que se ocupara del tema.

Creación de la Vicerrectoría de Investigaciones Innovación y Extensión, era un centro adscrito a la Vicerrectoría Académica dada la poca actividad preexistente.

Creación de la Vicerrectoría de Responsabilidad Social y Bienestar Universitario, era una sección de la Vicerrectoría Administrativa. Había un concepto muy limitado del bienestar, lo, expandimos a un concepto integral y más allá del campus.

Se crearon y fortalecieron diversos programas: bono de transporte, bono alimenticio, bonos de matrícula, becas talento, Risaralda Profesional, todos a la Universidad. Se creó el servicio social.

Se creó la Oficina de Control Interno y oficina de Control Interno Disciplinario.

Creación de la Unidad Virtual- UNIVIRTUAL. No había una instancia especializada que se ocupara de capacitar y apoyar la docencia en la incorporación de las nuevas tecnologías en la enseñanza, hoy tenemos un programa de Maestría, 100% virtual.

Convenio con la Academia Cisco Systems para ofrecer certificaciones de validez internacional

Mejoramiento de la cultura de la autoevaluación lo cual llevó a la aceleración de la acreditación de alta calidad de los programas académicos y a la Acreditación Institucional de alta calidad.

Acreditación de laboratorios de metrología, prueba y ensayo y producto.

Creación del Organismo Certificador de Productos y de la Gestión.

La certificación de nuestra gestión con la ISO 9001 y la NTCGP1000.

Incursión en nuevas áreas de formación en pregrado alineadas con la vocación productiva de la región y las apuestas del plan regional de competitividad:

Mecatrónica, Electrónica, Veterinaria y Zootecnia, Gestión del Turismo Sostenible y Licenciatura en Enseñanza de la Lengua Inglesa

De 30 programas ofrecidos pasamos a 108

De 15 grupos de investigación pasamos a 150; de 2 grupos escalafonados en Colciencias pasamos a 74

Rompimos el muro que no nos dejaba ofrecer las especialidades médicas, por ahora tenemos cuatro funcionando:

Medicina Interna, Radiología, Siquiatría, y Cuidado Intensivo.

Multiplicamos las Maestrías, en todos los campos, pasando de 5 a 38, incluidas las especialidades médicas.

Inauguramos las ofertas doctorales en la UTP; en Educación, Literatura, Ciencias Ambientales, Ingeniería, y Ciencias Biomédicas.

La Red Alma Mater y los colegios en concesión Jaime Salazar Robledo de Tokio y Hugo Angel Jaramillo de Málaga.

La participación en los CERES, llevando a los municipios ofertas académicas.

La movilidad internacional en los dos sentidos.

La doble titulación.

El Plan de Desarrollo Institucional   con un enfoque participativo, con visión de largo plazo  y orientado a  resultados e impactos en la comunidad universitaria y en el contexto del territorio.

La Gerencia del Plan de Desarrollo con la creación de redes de trabajo distribuidas para alcanzar los resultados esperados.

El proceso de Sociedad en Movimiento como la macro alianza más grande en el departamento para transformar la agenda pública de desarrollo.

La Red de Nodos de Innovación, Ciencia y Tecnológica, para aprovechar las capacidades existentes y articular los sectores estratégicos   de la economía regional.

La contribución al mejoramiento de políticas públicas y la apuesta por una educación integral desde la primera infancia con proyectos como el círculo virtuoso.

El Centro de Innovación y Desarrollo Tecnológico como nodo central de la red, articulador de la red y focalizada su gestión en KPO

El laboratorio E20, incursionando en el tema de biocombustibles.

El Jardín Botánico, su posicionamiento y el mejoramiento de la oferta de servicios.

El Plan de Ordenamiento del Campus  Universitario con su visión de armonía, integración y calidad de vida, desarrollando obras de infraestructura como el bloque interdisciplinario, el edificio de Bellas Artes, el puente de conexión con el bloque L, la construcción de las porterías y el sistema de accesibilidad, los Laboratorios de Biología Molecular y Biotecnología,  Química, Aguas, etc... El puente de interconexión Guaducto, como resultado de la interacción con la academia.

Y tantas otras cosas que omito y me disculpan por no hacerlas visibles, son tantas que ni el espacio ni la memoria me ayudan.

Parece contraevidente pero todas estas decisiones y hechos fueron producto de nuestra autonomía, nadie nos las impuso.  Muchas de ellas fueron controvertidas ferozmente desde lo político e ideológico. Menos ahora, pero en su momento se consideraron diabólicas. El tiempo nos dio la razón.

Los universitarios somos demasiado prevenidos y temerosos de asumir los cambios. Si me preguntaran donde está la clave, respondería sin vacilar, en asumir los riegos, y enfrentarlos.

No quiero decir que todo esté bien. Tuvimos que crecer en medio de las circunstancias impuestas desde el estado.   No nos dieron los recursos que siempre hemos solicitado y en consecuencia no hemos podido crear los cargos de planta deseables, y se han prolongado formas de contratación que aunque legales son profundamente injustas, eso nunca lo he ocultado.

Como estaríamos de lejos si hubiéramos recibido los recursos necesarios para funcionar adecuadamente.

Nos tocó resolver el dilema a favor de la sociedad.  Hubiéramos podido conformarnos con no crecer y quedarnos con la relación de planta vs transitorios y catedráticos del año 99, cortejando lo políticamente correcto, y seríamos una universidad con baja cobertura, baja oferta y con muchos menos empleados, pero quizás menos pertinente para nuestro entorno. Tomamos el camino de avanzar y buscar las soluciones en el camino, como lo hemos estado haciendo, mejorando cada que podemos las condiciones salariales y laborales de nuestros empleados y avanzando en las condiciones de Bienestar para la comunidad.  Creamos normas para que los docentes pudieran acceder a ingresos adicionales vía incentivos y sobrecargas docentes.

No lo hicimos de cualquier manera, hemos privilegiado la calidad. Hemos acreditado 18 de 51 programas de pregrado ofrecidos, iniciamos   la acreditación de los posgrados picando en punta en el país, llevamos dos maestrías acreditadas y hemos acreditado la Universidad, como un todo.

 

Somos en calidad la mejor Institución del Eje Cafetero.

Somos la más grande en todo sentido.

Hemos elevado el prestigio a nivel nacional e internacional

Somos referente nacional.

Este año he venido insistiendo en que la universidad debe auto transformarse desde la academia con base en la autonomía.  Son los docentes los que deben dar el paso al frente, innovando, repensando sus formas de actuación dentro del aula y fuera de ella.

Son muchos los retos para quedarnos aferrados a un solo libreto, cada vez menos útil. Descargar en la falta de recursos y en la falta de política, o de normas, no es objetivo. En los dominios de la autonomía podemos y debemos actuar.

Es muy fácil dedicarnos a la lamentación y al reclamo; creo que no vale la pena. Hemos demostrado que se pueden hacer las cosas sin renunciar al reclamo enérgico para que el estado cumpla con sus responsabilidades. Quiero ser claro: No es una resignación es una adaptación al medio; atendiendo a las leyes de la evolución.

El mayor reto es pasar de la retórica a la práctica. Del atajar al hacer.

Ahora que viene una nueva administración en la Universidad es de esperar que muchas tensiones aflojen o se resuelvan y un nuevo clima pueda abrirse paso, hace parte de la lógica de toda nueva administración.

Pienso que se debe aprovechar el nuevo aire para seguir avanzando. El cambio no da espera, si nos quedamos nos dejan.

Tenemos asuntos por resolver. Si bien es cierto que contamos con mecanismos que nos han permitido crecer en la venta de servicios de manera acelerada hay que reconocer que tenemos ineficiencias. El trabajo que se está llevando a cabo con la consultoría de EAFIT para para crear lo que se ha llamado el concentrador me parece muy importante.

Hasta hoy la dispersión y la desconcentración de la operación comercial nos ha funcionado pero empezamos a ser ineficientes. Empezamos a correr riesgos innecesarios.

Es fundamental acompañar la puesta en marcha del Centro de Innovación y Desarrollo Tecnológico, es la simiente de un ecosistema llamado a consolidar emprendimientos de base tecnológica y transferir conocimiento a la sociedad. Es el corazón de una estrategia de articulación y sinergias para hacer del conocimiento aplicado una palanca de desarrollo.

Debemos anclarnos al territorio, a la solución de sus problemáticas, a sus propuestas de desarrollo. Tenemos que actuar en sincronía. Es un imperativo de la era de la información y el conocimiento que estamos viviendo.

Tenemos que avanzar más rápido en la incorporación de las nuevas tecnología en los procesos de enseñanza aprendizaje: más cursos virtuales, mas MOOCS, mas capacitación,...

El Ingles va a ser nuestro sello diferenciador.  No podemos decaer en el empeño. Los docentes deben adquirir las competencias. El Consejo Superior ya lo ordenó, hay que implementarlo. Debemos dar el paso a las ofertas virtuales de programas formales.

Ya tenemos una Maestría en Educación con registro calificado, tenemos que ponerla en marcha; Cómo le hace de falta a los maestros de Colombia.

El Centro Multipropósito, una iniciativa de la Vicerrectoría de Responsabilidad Social y Bienestar Universitario, defendido con vigor, debe ser la oportunidad para resolver muchas cosas. Fruto de una gran gestión de la Vicerrectora apoyada por otras personas entre las que hay que mencionar al Dr. Juan Guillermo Angel, la Dra. Carmiña Jaramillo, y el Senador Carlos Enrique Soto, cada uno en su ámbito, se lograron recursos adicionales, algunos de ellos a la base presupuestal, que nos permiten apalancar y asegurar el proyecto.  El Consejo Superior lo ha hecho suyo a través del Dr Luis Fernando Ossa, quien lo ha sumido con entusiasmo y entrega. Espero que se defina rápidamente el alcance del mismo para que se proceda a la contratación de los diseños. Los recursos están reservados y previstos. Se deben honrar los compromisos.

Tenemos que hacer un mejor uso de la información de los datos en la gestión, lo que se ha dado en llamar la inteligencia institucional debe hacer su ingreso en la UTP. Creo que tenemos todas las condiciones para ser pioneros en Colombia.

Las eficiencias en lo que hacemos hay que buscarlas vía Innovación y de los Datos, el Big Data.  Ese es el camino que la realidad actual nos ofrece y obliga. Recostarnos a la tradición y evadir la evidencia es el camino al fracaso.

Tengo mucha fe en que la siembra que hicimos durante estos años le permita a los herederos de la gestión potenciar y llevar la Universidad muy lejos en términos de progreso y desarrollo.

Lo mejor de esta Universidad es su gente, las personas que la habitan y la hacen grande. Las que vibran con cada éxito que se cosecha y ponen lo mejor de sí para para que cada día sea más reconocida y respetada.

Se siente nostalgia al partir pero al mismo tiempo seguridad porque la pertenencia a esta gran comunidad universitaria nadie podrá quitármela. Soy hechura de ella.

Llegué con 18 años, hice mis estudios de pregrado, mi primer empleo fue aquí como docente, pase 16 años como docente de tiempo completo hasta llegar a la categoría de titular, hice mi maestría en comisión de estudios, hice mi año sabático, y ahora acumulo casi 15 años como rector.  Ello significa que he pasado más de la mitad de mi vida en este campus. No tengo arrepentimientos solo gratitud y buenos recuerdos.

Esta ceremonia de homenaje y despedida me ha tocado el alma.

Es demasiado grato sentir el acompañamiento de tantas personas aquí hoy presentes

dejando constancia de su aprecio por lo que hemos hecho.

Agradecimientos a los miembros del Consejo Superior, Consejo Académico, a mi equipo de trabajo, a los empleados, a los docentes, a los directivos, a los estudiantes, a los egresados, a los empresarios cooperantes, en fin a todos; donde quiera que este los tendré presentes. Hacen parte de mis más sentidos afectos.

Agradecimientos a mi familia, mamá y hermanos, a mi esposa Pamela, a mis hijos, Luis Miguel, a Cathy, a Ricardo Andrés y a Christine Vanessa, ellos han sido el factor vital que me anima

Que dios los bendiga a todos.

LUIS ENRIQUE ARANGO JIMENEZ

 

 

Última actualización: Sábado, Octubre 18, 2014 06:46 AM

La renuncia

La renuncia

 

Pereira, Octubre 10 de 2014

 

Sres.   Miembros del Consejo Superior de la Universidad Tecnológica de Pereira.

 

Estimados  Consejeros:

Después de casi 15 años al frente de la Universidad como rector y con la certeza de haber vivido una extraordinaria experiencia de trabajo en equipo, que a juzgar por los resultados ha sido exitosa; debo agradecer a ustedes, y a quienes los han precedido, por todo el acompañamiento y respaldo que me brindaron de manera generosa.

De la misma forma, debo resaltar el invaluable compromiso de estudiantes, docentes, empleados administrativos, directivos, egresados, ex rectores, gremios y sociedad en general, quienes a través de todos estos años han sido aliados leales en la tarea de perfilar y construir la Universidad Tecnológica de Pereira con nuevos enfoques, aceptando la importancia de asumir la innovación como factor de transformación, en la dirección de impactar la sociedad con equidad, sostenibilidad y responsabilidad social.

No significa que no tengamos carencias y dificultades, especialmente en materia de financiación como siempre hemos explicado, pero sí que en medio de ellas hemos logrado hacer las cosas bien, con las eficiencias posibles de acuerdo a las circunstancias, y velando por disminuir las inequidades que todavía persisten.

Sin estar exentos de desacuerdos y variadas crisis, puedo afirmar que en lo general ellos y ellas antes que provocar rupturas irreconciliables, permitieron que hiciéramos las cosas de mejor manera, intentando satisfacer los variados grupos de interés hasta donde fuera responsablemente posible, y siempre procurando el mayor respeto por el otro. En casos de riesgo ofrecimos el apoyo y acompañamiento con largueza. Nunca apelamos al fácil expediente de la calumnia y la difamación, que busca destruir al adversario en su honra antes que vencerlo.

El próximo 31 de diciembre finaliza el periodo rectoral para el que fui nombrado y ya el Consejo Superior ha puesto en marcha el proceso para elegir el nuevo rector que tendrá la Universidad a partir del año 2015.

Aunque se ha insinuado que inscriba mi nombre para buscar ser reelegido, he tomado la decisión de no hacerlo, consciente de que he cumplido con la sociedad realizando la tarea encomendada, dejando la Universidad con la capacidad y prestigio que se merece, pero también sabiendo que todo tiene su fin, y que es tiempo de cederle el paso a otros liderazgos que con todo derecho, capacidad y probidad pueden hacerlo.

Por las razones expuestas, presento renuncia del cargo de rector de manera irrevocable, a partir del próximo 23 de octubre. Anuncio mi compromiso a estar disponible para acompañar los procesos de empalme  que sean necesarios, lo mismo que a brindar mi colaboración en el momento que se requiera. La Universidad la seguiré llevando en el alma. 

Agradecimientos perennes a todos.

Luis Enrique Arango Jiménez

Rector Universidad Tecnológica de Pereira

 

Teléfono: +57 6 3137350 Contacto: rectoria@utp.edu.co
Recursos Informáticos y Educativos • © 2014 • Universidad Tecnológica de Pereira
Institución de Educación Superior vigilada por MinEducación