"Modelo Pedagógico de Jesús"


Luz Angela Gómez
Luz María Espinosa

 

Este artículo toma como documento de referencia central los evangelios canónicos. A partir de su análisis se extraen los elementos que constituyen el modelo pedagógivo de Jesús de Nazareth con sus respectivas estrategias pedagógicas, muchas de las cuales se encuentran vigentes en la pedagogía contemporánea.

Visualiza
Una gran biblioteca,
¿ves todo lo que se puede hacer
tan solo con 28 letras?
y aun su capacidad no se agota.
Así que
Maravíllate del poder infinito de tu mente,
Que se explaya construyendo
Futuros posibles.
En el entramado inagotable de la vida.
José Reiner Rivera R.

Cada una de las personas que termina su formación media decide que hacer con su futuro, algunas se proyectan a la realización de una carrera profesional. Son muchos los campos del saber que encuentran, pero hacen una selección del área, y escogen la profesión con la cual se identifican más.

Algunos optan por medicina, derecho, ingeniería, arquitectura... se compenetran con los padres de estas ciencias, para aprender de ellos; otros se deciden por la educación y quieren ser maestros sin una conciencia clara, en muchas ocasiones, del gran significado que este término encierra, también a través de sus estudios, se ponen en contacto con los pensadores y principales experiencias que a lo largo del tiempo se producen al interior de esta área.

Es así como estos futuros docentes:

- Recorren el pensamiento de figuras importantes que aportan a la pedagogía a través de la historia, personajes tales como (1): Pestalozzi, María Montesori, Rousseau, Lawrence Kohlberg, Abraham Maslow, Froebel, Herbart, Piaget, Ausubel, Vygotsky… entre otros, quienes se caracterizan en la literatura educativa por ser paradigmas como pedagogos. A cada uno de ellos se le acredita, presentar un enfoque que tanto en su momento como ahora constituye, un valioso aporte para la comprensión y desarrollo del proceso de enseñanza-aprendizaje, pero pocas veces recuerdan la existencia de un maravilloso maestro, con una pedagogía extraordinaria y actual, además de la calidad del contenido de su discurso, que logra penetrar con sus enseñanzas el corazón de sus discípulos, de todo un pueblo, transformar su forma de vida, cambiar su percepción del mundo y sus acciones. Se trata de Jesús.

- Estudian teorías de aprendizaje de variadas características, utilizan métodos y procedimientos didácticos, sin determinar en todos los casos su origen y trayectoria, razón por la que no hallan con frecuencia, una presencia significativa de estrategias metodológicas, reflexivas y dialogales, que tienen su génesis, en el estilo de enseñanza del Señor Jesús y poseen vigencia desde hace 20 siglos.

Jesús de Nazareth quien es por excelencia, el Maestro de maestros, único título que Él se asigna y hace corresponder con coherencia, entre el estilo de vida que predica y sus acciones, muestra en su vocación y en su práctica un verdadero magisterio, desde sus doce años de edad, cuando decide quedarse en el templo y aclarar a los doctores de la ley el sentido, la realidad del Mesías así como otros asuntos, encarna una verdadera vocación magisterial que cristaliza su ejercicio en su vida pública.

Enfoque educativo de Jesús

Su vocación se complementa con su claro y valioso enfoque educativo, que presenta un ejemplo para la educación y se visualiza, al tener en cuenta que:

- La palabra “Educar” - y sus acepciones- hacen referencia al concepto de “Formar”, en sus diferentes significados, y la palabra “Pedagogía” tiene como esencia, fundamento la “Formación”, resulta interesante, observar como éstos términos cobran vida en las enseñanzas de Jesús, aún cuando este personaje de la historia, se asocia a un entorno religioso y doctrinal que hace que ellas, se circunscriban, dentro del ambiente confesional que corresponde a una de las religiones más representativas de la actualidad, el Cristianismo. Esta situación, no permite mirarlo en su dimensión pedagógica, sino que lo limita al contenido de sus enseñanzas.

- Detrás de sus enseñanzas, existe una pedagogía tendiente a la formación de las personas para inducir cambios profundos en sus vidas.

- Su liderazgo e influencia en el mundo occidental prácticamente produce una partición en el tiempo, para referenciar el calendario universal como el tiempo antes o después de Él.

En este artículo se consideran algunos aspectos sobresalientes, relativos al “enfoque educativo empleado por Jesús”. En atención a que lo que se conoce acerca de este Maestro, solamente está contenido en su forma original, en los libros catalogados como los Cuatro Evangelios (2) y que los mismos fueron escritos por sus discípulos para presentar sus enseñanzas, en este trabajo se resalta el aspecto pedagógico y se ilustra con el contenido de estos documentos, para responder interrogantes como:

- ¿Cuál es el modelo pedagógico de Jesús?
- ¿Cuáles son sus principios educativos?
- ¿Qué enseña Jesús?
- ¿A quienes enseña Jesús?
- ¿Cómo enseña Jesús?

La respuesta a estos interrogantes se encuentra al analizar los textos evangélicos, a través de los cuales, se puede imaginar y trazar, como hipótesis, la trayectoria educativa de Jesús que en los días de su juventud, parte de la meditación de la palabra y de sus vivencias personales, gesta silenciosamente en su corazón firmes intuiciones, elevados ideales, un esquema básico de ideas y, probablemente esboza un proyecto educador para realizarlo a través del tiempo.

En el desarrollo de su proyecto educativo, recurre a múltiples recursos y estrategias metodológicas de gran valía. Concibe al hombre y a la mujer en su entorno natural, familia, clase social, y nacionalidad, contexto que en la educación en este momento, es tenido en cuenta como decisorio en la potenciación de procesos de aprendizaje y de formación valoral.

Para construir el modelo pedagógico de Jesús, se debe responder a los interrogantes planteados anteriormente. Así:

Principios educativos de Jesús

Jesús aparece en la historia, en una época de crisis social, política, económica y religiosa, donde se da la lucha por el poder a costa de la subordinación del pueblo, de la pérdida, resquebrajamiento de los derechos y valores sociales universales como la justicia, la libertad, etc. Con su testimonio enseña como el rumbo de la historia se puede cambiar, en su vida como maestro, se puede apreciar que practica: la humildad, tolerancia, solidaridad, sensibilidad social, el respeto en general por todo aquello que se considera virtud, estos valores se agrupan en los principios que resultan siempre actuales y dignos de tener en cuenta en todos los sistemas educativos. Los más sobresalientes son:

1. Formación Integral:

Las relaciones teórico-prácticas que deben tener los diferentes métodos de enseñanza. Las nuevas tendencias educativas al iniciar milenio, pregonan la tendencia holística en el campo educativo. En el proceso de comunicación educativa se busca articular la teoría con la práctica de los saberes para formar al alumno y proporcionarle tanto herramientas conceptuales como habilidades fundamentales transferibles desde lo científico, tecnológico y actitudinal.

Es importante resaltar que al concluir el Siglo XX, se encuentra una marcada tendencia de la educación y de sus instituciones hacia un tipo de formación integral (3) -en el aprender: a aprender, a ser, a hacer, y a convivir con los demás- a través de la cual se busca el desarrollo de las potencialidades del hombre en sus diferentes dimensiones (socio-afectiva, ética, estética y biológica). Así mismo, conviene reconocer la necesidad de trascendencia espiritual que hoy se encuentra en el mundo donde el hombre busca algo más, adicional a lo material, para hallar la plenitud de su realización.

Al respecto, Jesús en varias ocasiones, hace alusión a la importancia del factor espiritual en el hombre y la mujer, le preocupa en esencia éste aspecto, sin desconocer los factores materiales asociados a su condición humana -resaltados en la salud, el alimento, el vestido y otros que contribuyen a su bienestar- Se encuentran diferentes referencias en las cuales Él presenta el contraste entre el mundo, la vida material frente a un “Reino” y una vida de carácter puramente espiritual.

Así mismo se encuentra, en las Cartas de San Pablo (4), a diferentes comunidades, las orientaciones en las cuales se hace referencia, a la insuficiencia del aspecto material de la existencia y la necesidad del componente espiritual que debe acompañar las obras del hombre, dentro del enfoque característico de su doctrina.

Dentro de este contexto, vale la pena reconocer que la tendencia educativa de nuestros días también encuentra un fundamento y marco teórico en las enseñanzas impartidas hace veinte siglos, ante la urgencia de salir al paso a las situaciones sociales en las que cumple su función, como puede observarse, en la realidad moral desastrosa de nuestro país, donde campea la corrupción, el crimen, la falta de respeto a la vida, el secuestro y todo tipo de atropellos; es obvio el fracaso de una educación preocupada y centrada en el conocimiento de la ciencia y la tecnología. El saber comprender y el saber hacer, debe complementarse e integrarse con el saber ético, moral, con la capacidad de convivir con el otro en forma armoniosa y constructiva.

 

(...) conviene reconocer la necesidad de trascendencia espiritual que hoy se encuentra en el mundo donde el hombre busca algo más, adicional a lo material, para hallar la plenitud de su realización.

 

Una sólida formación espiritual es garantía de bienestar y felicidad para todos, porqué entonces olvidar que Jesús trae esta lección desde hace mucho tiempo. En la educación actual en general y la superior en particular, es necesario impulsar con mucha decisión, la formación espiritual de los alumnos, bien sea desde la óptica de una ética civil como se plantea en instituciones de éste carácter o desde la religiosa como lo deben hacer las católicas o de otras tendencias religiosas.

2. Valoración del ser humano:

Los principios de: respeto por el otro, básico en las relaciones pedagógicas y de desarrollo humano que hace que los seres humanos tengan en cuenta su mundo interior como fundamento para generar el cambio personal, se reconocen y promueven como esenciales por Jesús que en su mensaje central y el significado que le imprime a su humanidad, resalta especialmente el “valor del ser humano” hasta elevarlo, en el contexto de su doctrina, a la categoría máxima de “el hombre como hijo de Dios”. Sus palabras las convierte en realidad palpable a través de la acogida que le brinda a algunos personajes como: Zaqueo, María Magdalena y en general a “los pecadores, entendiéndose como tales <aquellos que rechazan los fundamentos de sus enseñanzas>” a quienes atrae hacia Él y les ofrece su apoyo, guía, consejo y orientación.

Para el logro del propósito de su labor pedagógica, Jesús establece los criterios y parámetros para lograr que

“La dignidad de los hombres se realice en el amor fraterno que incluye el servicio mutuo, la aceptación y la promoción práctica de los otros, especialmente de los más necesitados”5 (DP 324).

Ante la crisis en la que se encuentra la sociedad y la despersonalización a la que se lleva al hombre, donde las máquinas, los equipos se consideran más importantes que el ser humano, es obvio que actualmente se debe fomentar en las empresas y recomendar en los sistemas educativos, la recuperación del protagonismo del hombre, el respeto a la vida, la dignidad del ser humano y el respeto a los demás.

3. Empleo de la cotidianidad:

El discurso de Jesús se caracteriza por el empleo de los elementos del entorno que rodean a los hombres que encuentra en su camino. Es así como en sus enseñanzas: respeta y tiene en cuenta la nacionalidad y diferencias culturales de aquellos a quienes se dirige (judíos, samaritanos, paganos etc.), las características sociales de quienes orienta (pescadores, pobres, ricos, recaudadores de impuestos, militares, religiosos, leprosos etc.) o critica (escribas, fariseos, letrados y sacerdotes); desarrolla parte de su vida y su doctrina, dentro del ambiente familiar propio de la época, se adapta en todo a las limitaciones, condiciones de sus coetáneos, y en sus máximas hace uso del lenguaje cotidiano propio de su tiempo, sus circunstancias (Ej.: cuando le manifiesta a los de su pueblo quienes le critican y observan sus realizaciones que “nadie es profeta en su tierra”).

Actualmente se hace uso de las aplicaciones propias del diario vivir, dentro de los procesos de enseñanza ya que a través de ellas se puede sistematizar el conocimiento de las comunidades, sociedades. Se enfatiza que el aprendizaje se desarrolla y fortalece por medio de las actividades cercanas al estudiante que le permitan visualizar el conocimiento y/o sus efectos para su beneficio y crecimiento como profesional, como persona, en su relación con sus semejantes.

4. Rescate del sentido de la dignidad humana:

Para que el hombre viva conforme al modelo de sus enseñanzas, Jesús, promueve su liberación como una condición necesaria conforme a su naturaleza, desarrolla toda su labor dentro de un espíritu de libertad que le permite al ser humano, restaurar su dignidad para llegar a ser “señor de sí mismo” independiente de todo tipo de esclavitud que lo sujete y oprima. Su obra la realiza principalmente a través de acciones extraordinarias (clasificadas como “milagrosas” en el ámbito de la fe) frente al sufrimiento de los enfermos a quienes libera de sus padecimientos, a las discriminaciones (ciegos, cojos, epilépticos, “endemoniados”, leprosos etc), y a los pecadores (que soportan la carga del juicio de su conciencia, el repudio de sus conciudadanos). A todos los llama a esta libertad, y este llamado comprendido en el entorno material de la sumisión a la que se hallaba sujeta aquella comunidad israelita, entonces bajo el dominio del imperio romano, produce la confusión que lo lleva al rechazo que finalmente recibe de los suyos.

5. Principio de igualdad del maestro frente a la diversidad de los alumnos:

Hoy la pedagogía recomienda a los maestros que permitan el acercamiento de los alumnos y hagan que surja en ellos la confianza, sin discriminación alguna, tratar a todos por igual, y preocuparse por los más necesitados de asesoría y orientación. El docente debe dedicarse en forma especial a los alumnos que presentan los ritmos de aprendizaje más lentos, que tienen dificultades en la apropiación del conocimiento para asistirlos con desvelo, compromiso, acogida, calidez, amor, desinterés y ayudarles a superar sus limitaciones.

En igual forma, las enseñanzas del Maestro, a pesar de la categoría y reconocimiento que le acreditan los “doctos” en su respectivo campo de conocimiento, no están dirigidas solamente a ellos, sino a los que presentan más necesidad de las mismas. Este hecho, por sí mismo, le trae como consecuencia el reproche, la crítica, la desconfianza y aún la persecución de los “sabios” de su época porque acoge a todos por igual y come con los que son catalogados como indignos del conocimiento que imparte.

Aplica los principios de igualdad que actualmente se reclaman, que deben tener todos los alumnos frente al maestro y más aún, la atención personalizada que debe darse a aquellos que presentan más dificultades.

6. Principio de respeto entre los miembros de la comunidad educativa

Es conveniente partir del hecho de que

“El respecto es la consideración, atención, deferencia o miramiento que se debe a una persona; es el sentimiento que lleva a reconocer los derechos y la dignidad del otro... Y que el respeto a los demás es la primera condición para saber vivir y poner las bases a una auténtica convivencia en paz (6) ”.

Así mismo, vale la pena resaltar cómo la Ley del Talión, conocida por los principios de retaliación que ella conlleva, la toma este Maestro para expresarla en una forma equivalente pero con un significado positivo dirigido hacia la promoción de las relaciones con los demás:

“todo cuanto queráis que os hagan los hombres, hacédselo también vosotros a ellos...” 7 .

Dentro de este contexto, el principio de Jesús, enunciado en el párrafo anterior, se toma como un principio universal en el cual se fundamenta el respeto hacia los otros y los límites que deben tener las acciones de cada uno frente a sus semejantes.

7. Enseñanzas dirigidas hacia la convivencia social

Establece la importancia de una conducta justa y recta, frente a la formación ciudadana de hoy.

La pedagogía de Jesús se asocia a la vida en comunidad. Desde el principio y a través de toda su vida pública, la cotidianidad de sus acciones se desarrolla junto con el grupo de personas que escoge.

A través de esta vida comunitaria, se presentan diferentes momentos de relación que son propicios para impartir sus enseñanzas: durante las comidas; los períodos de soledad y vida de grupo, en los que imparte tanto enseñanzas colectivas como explicaciones individualizadas como las que proporciona a sus discípulos respecto a las parábolas del sembrador y la cizaña (8) ;

Demuestra en su liderazgo, que el líder debe servir y lo sustenta con sus hechos y palabras: “si alguno quiere ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos”.

También el maestro es un líder y como tal debe conocer y aplicar esta enseñanza, con la calidad del servicio que proporciona a quienes le rodean especialmente a sus alumnos.

A la luz de la doctrina de Jesús, San Pablo dice:

“procurad lo bueno a todos los ojos de los hombres. A ser posible, y en cuanto de vosotros depende, tened paz con todos”.

En esta expresión se promulga y promueve el valor de la paz; tan necesario y vital para lograr una vida digna y feliz.

 

Actualmente se hace uso de las aplicaciones propias del diario vivir, dentro de los procesos de enseñanza ya que a través de ellas se puede sistematizar el conocimiento de las comunidades, sociedades.

 

8. El valor de la perseverancia,m persistencia, fortaleza para asumir los retos

Jesús no oculta a sus discípulos el trabajo y dificultades que se les presentan en el trasegar de la vida, les reta a luchar y a defender lo que ellos creen, les enseña que los problemas y obstáculos son para solucionarlos, superarlos. Gran enseñanza que especialmente se aplica a la generación de los jóvenes de hoy, que en buena proporción, ante las dificultades que les presenta la vida, consideran ésta sin sentido y recurren a medios como el suicidio o a la evasión de la realidad con el alcohol y la droga como solución para afrontarla. Muestran así poca resistencia a la frustración y profunda desmotivación por lo que implica sacrificio, entrega, desgaste; aunque sea en beneficio propio o de los seres que aman.

9. Descanso dentro de las actividades a ejecutar

Principio actual que también considera Jesús, cuando deja las muchedumbres y se va con sus discípulos, cambia de actividades en su vivir cotidiano, recurre a espacios de soledad, de silencio para trabajar su mundo interior. Lo practica cuando se retira a orar en el desierto, en el monte de los olivos. El descanso es un principio pedagógico muy necesario como garantía de la salud mental. La psicología pregona la importancia de realizar descansos cortos y frecuentes con actividades recreativas, de relajación, meditación que le permitan volver sobre sí mismo y trascender en su relación con los demás y con Dios. Estas técnicas deben ser consideradas por los educadores para promover el desarrollo sano del ser humano en su forma integral.

A la luz de estos principios educativos, se visualiza una clara correspondencia entre los fundamentos de las enseñanzas que, como algo novedoso y revolucionario, se presentan por Jesús hace cerca de 2000 años y las orientaciones pedagógicas al llegar al Siglo XXI.

La misión y papel del educador, en este momento histórico por el cual atraviesa nuestro país, es de gran trascendencia y responsabilidad. Son muchas las cualidades que debe poseer un buen maestro: calma, paciencia, desinterés, amor, sensibilidad… Jesús dice que Él es el camino y como tal debemos recorrerlo, trasegarlo para con sus enseñanzas pedagógicas dar una respuesta acertada a la exigencia social requerida por una patria que agoniza y se desangra por olvidar las enseñanzas del GRAN MAESTRO DE MAESTROS: JESÚS.

Qué enseña Jesús

Se vislumbra en sus principios educativos y se resume en un “estilo de vida” por el camino del bien, con, en y para DIOS que garantiza en forma personal a quienes lo asuman: paz interior, cercanía con DIOS, herencia del reino del Padre Celestial y en general la construcción del tejido social sano, en el que reine la concordia y el amor. En momentos de profundas y variadas expresiones de violencia en Colombia, cabe reflexionar ¿qué sucedería si todos los hombres vivieran con el estilo de vida que Jesús propone?

¿A quienes enseña Jesús?

Al pueblo y a sus discípulos especialmente, al hombre de ayer hoy y mañana.

¿Cómo enseña Jesús?

Hace referencia a la didáctica, a los procedimientos y métodos educativos a través de los cuales el “Maestro por excelencia” llega a las personas. Para construir este aspecto, es importante considerar diferentes elementos:

Estrategias didácticas utilizadas por Jesús

Jesús se vale de dos estrategias fundamentales para enseñar: Sus acciones y su palabra, como se observa en sus afirmaciones:

“Así como el cielo está por encima de la tierra, así también mis ideas y mi manera de actuar están por encima de las de ustedes.” (Isaías 55 8-9).

Actúa para vivenciar sus enseñanzas como cuando lava los pies a sus discípulos y les explica que la felicidad del hombre radica en el servicio a los demás y no se encuentra como suele pensarse en tener muchas posesiones; los invita a servir como sentido fundamental de su existencia.

“Así como la lluvia y la nieve bajan del cielo, y no vuelven allá, sino que empapan la tierra, la fecundan y la hacen germinar, y producen la semilla para sembrar y el pan para comer, así también la palabra que sale de mis labios no vuelve a mí sin producir efecto, sino que hace lo que yo quiero y cumple la orden que le doy.” (Isaías 55 10-11).

Estas expresiones muestran claramente el poder de estos medios para cumplir la misión educativa que les asigna el Señor Jesús. De manera similar las acciones y palabras de los educadores poseen una fuerza formativa que produce hondas y definidas huellas de aprendizaje para los estudiantes e implican una seria responsabilidad de ser altamente constructivos con ellas.

En la educación, las acciones del docente, ante las diferentes situaciones de la vida, constituyen un testimonio y a la vez un modelo a imitar, se trata del aprendizaje por modelamiento tan decisorio en la formación de actitudes constructivas y positivas en la vida. El docente debe proporcionar un ejemplo digno de seguir por su discípulo y para ello se proponen a su vez como referentes, las ideas y acciones del “Maestro de maestros”.

 

La psicología pregona la importancia de realizar descansos cortos y frecuentes con actividades recreativas, de relajación, meditación que le permitan volver sobre sí mismo y trascender en su relación con los demás y con Dios.

 

En las instituciones educativas, se utiliza la palabra, el discurso pedagógico como medio de hacer comprensible y enseñable el saber. Esta práctica es ampliamente usada y reconoce el valor de la comunicación oral como medio de lograr diversos niveles de aprendizaje, en coherencia con la anterior afirmación de Jesús.

Las acciones y palabras de Jesús, tienen una intencionalidad abiertamente establecida, como se muestra en el texto:

“así también la palabra que sale de mis labios no vuelve a mí sin producir efecto, sino que hace lo que yo quiero y cumple la orden que le doy.”

La educación tecnológica, existe desde hace muchos años, se basa en objetivos educativos como el aspecto intencional que se traduce en la teleología que traza los horizontes hacia los que debe tender todo el proceso pedagógico. En este contexto el profesor requiere determinar los objetivos concretos, observables o logros que deben obtener sus estudiantes y se refieren a cambios de conducta deseables que se plasman de manera intencional e iluminan todo el proceso educativo, en el que es esencial utilizar una metodología apropiada.

Métodos didácticos más utilizados por Jesús

Son múltiples los métodos que Jesús utiliza y con diferentes características, sin embargo el que se proyecta con más fuerza en su rol de maestro, es el de las analogías o parábolas.

Las parábolas

Un instrumento valioso en la orientación y evaluación de procesos de aprendizaje es la metáfora, definida como una analogía que permite la comprensión de conceptos abstractos relacionándolos con situaciones reales y concretas de la vida cotidiana del alumno; forjando conexiones entre dichos conceptos y la experiencia del que aprende, al combinar, fusionar, asimilar, distinguir, idealizar, unir y separar, ubicando a las personas entre lo conocido y lo nuevo, la realidad y la ficción, lo familiar y lo extraño, la lógica y la fantasía. El pensamiento metafórico, es la capacidad para establecer conexiones entre dos cosas diferentes reconociendo que en cierto modo comparten un rasgo común o ejemplificar un principio común como al compararse una revolución con un volcán (presiones que se acumulan hasta producir una explosión).

Las metáforas son para la mayoría de las personas, más atractivas y satisfactorias que la rígida definición del diccionario, es un lenguaje de ambos hemisferios, cumple varios cometidos útiles: facilita un medio extremadamente eficiente para organizar y recordar información en vez de una lista de atributos separados, ofrece una sola imagen que posee la mayoría de los atributos. Permite que el proceso de aprendizaje involucre la experiencia propia en conexión con el nuevo concepto permitiendo un aprendizaje más fácil y eficiente.

 

Jesús siembra generosamente la palabra que produce fruto en quien la acoge con profundidad. Marcos manifiesta: Jesús se da cuenta que muchos no pueden entender el evangelio con profundidad.

 

La metáfora se vale de la percepción sensorial que ofrece garantía de frescura, viveza y originalidad, y así lo entiende Jesús que aunque reconocido como hijo de DIOS, es no obstante, perfectamente hombre, abraza la pobreza y crece en contacto con el trabajo artesanal: carpintería, construcción, cultivos y cosechas…, estas vivencias, las utiliza mas tarde en sus parábolas (método didáctico), al pintar escenas muy familiarizadas con la realidad, que hacen que hasta la gente más humilde las comprenda y le lleguen las sencillas pero sublimes verdades que enseñan acerca de la vida y del reino de DIOS. Aplica el moderno principio pedagógico de articular las experiencias de la cotidianidad con el nuevo conocimiento con el fin de promover procesos de asimilación y acomodación que posibiliten un aprendizaje consciente.

Jesús siembra generosamente la palabra que produce fruto en quien la acoge con profundidad. Marcos manifiesta: Jesús se da cuenta que muchos no pueden entender el evangelio con profundidad. Espera hacer comprender al menos a sus discípulos.

“Cuando quedó a solas, los que le seguían - los doce - le preguntaban sobre las parábolas. Él les dijo: A vosotros se os ha dado el misterio del reino de DIOS, pero a los que están fuera todo se les presenta en parábolas”
(Marcos 4: 10-11-12).

Cada cual recibe las parábolas “según puede entender”, las interpreta en conformidad con sus deseos. Jesús procura liberar a sus discípulos, de malos entendidos, revelándoles el sentido de su obra: (Mateo 13 34 - 35). La interpretación de las parábolas, está relacionada con el actual enfoque pedagógico postmoderno de la hermenéutica que promueve la interpretación de textos, contextos, hechos o acontecimientos desde las condiciones y posiciones particulares de las personas que realizan la interpretación, en donde juega un papel protagónico la subjetividad como elemento esencial de apropiación del conocimiento. Es de anotar la preocupación de Jesús para que sus discípulos, futuros dirigentes de su iglesia interpreten correctamente las parábolas, papel que ejerce la iglesia hasta hoy.

Las parábolas casi siempre se forman con el fin de revelar y descubrir el mundo de DIOS pero ¿qué son las parábolas? ¿Qué es lo que Jesús quiere enseñarnos por medio de ellas?.
Son un género literario con carácter didáctico que deben verse como realmente son, dentro de su contexto, teniendo en cuenta quien las escribió, por qué, y a quien van dirigidas. Las parábolas de Jesús se han llamado “narraciones celestiales con significado terrenal” pero son mucho más que eso. La palabra hebrea masal lo mismo que la griega parabole se aplican en sentido general a los proverbios, alegorías, enigmas, ilustraciones e historias. Otra descripción de una parábola, la considera como una metáfora o símil tomada de la naturaleza o de la vida cotidiana, que llama la atención por su novedad o viveza y deja en la mente cierta duda acerca de su aplicación precisa con el fin de obligarla a pensar activamente.

En la actualidad la duda es una herramienta pedagógica relevante ya que permite al estudiante escudriñar en busca del conocimiento. El proceso “Dejar dudas“, es otro principio de gran valía porque impulsa el pensamiento reflexivo, critico y creativo del escucha que continúa inquieto en la búsqueda de la “verdad”, que como dice Mockus “no se explicita completamente en el contenido” es decir, se dejan elementos implícitos que se convierten en retos para el pensamiento del estudiante.

“Dejar dudas” es un procedimiento dinámico que no cancela la actividad cognitiva sino que la motiva para ir cada vez más allá, hacia zonas de desarrollo próximas como plantea Vigotsky y ganar en su formación conceptual, abre nuevos horizontes a través de la curiosidad y necesidad de búsqueda que caracteriza al joven. En este proceso se encuentra con diversos hallazgos que pueden superar los del docente.

En las parábolas aparecen ejemplos, contrastes… permitiendo distinguir:

- “Parábolas de la naturaleza” como por ejemplo, la semilla de mostaza.
- “Parábolas de descubrimiento” como el tesoro escondido o la perla preciosa
- “Parábolas de contraste” el rico y lázaro, el fariseo y el publicano.
- “Parábolas a fortiori” las que preguntan ¿cuanto más…? Como el amigo que llega a media noche, la viuda y el juez injusto.
- “Parábolas plásticas” el maestro a través de una acción concreta destaca un significado que la trasciende como cuando despliega ante sus discípulos una enseñanza gráfica al buscar frutos en la higuera para satisfacer su hambre y al no encontrarlos, la maldice más tarde la higuera se seca. Larrañaga interpreta este hecho como un símbolo de la cantidad exagerada de acciones y ritos de los sacerdotes de Jerusalén y lógicamente de su inutilidad, representado esto en el frondoso ramaje de la higuera sin frutos.

Las parábolas hablan de DIOS y su reino y al hacerlo revelan que clase de DIOS es, que principios rigen sus actos y que espera El de la humanidad.

Jesús era maestro de la narrativa. Sus parábolas traen imágenes, acción dramática y personajes que giran en torno a temas universales, comunican una sola enseñanza principal y plantean una moraleja o punto culminante que generalmente viene al final. Como se muestra al acabar la narración de la parábola del samaritano. Sin embargo estas parábolas sugieren generalmente una enseñanza que debe ser construida por quien las escucha, llevando diferentes mensajes que cada uno apropia desde su subjetividad, tal vez Jesús quiere dejar un campo abierto implícito porque como dice Mockus “explícitar” puede ser en algunos casos anular, cancelar o destruir” dar por terminado el proceso de imaginación, proyección y construcción que conduce a apropiaciones verdaderamente significativas para la persona.

La aplicación de las parábolas como método didáctico, ilustrado con el uso que Jesús hace de ellas y los resultados que obtiene son una invitación y un reto para aplicarlas en el ejercicio docente. Es de resaltar como Él cada vez enfrenta una y sólo una enseñanza principal para recordarnos a los maestros un sencillo principio pedagógico de trabajar cada vez en un concepto, en una categoría o en una teoría, de acuerdo al momento de desarrollo en que se encuentre nuestro alumno y con el fin de canalizar su acción y reflexión sobre un aspecto determinado que evite la formación del caos en su mente y la desmotivación por la tarea. Un ejemplo por contraposición es: En una práctica docente una profesora de tercero primaria se empeña en enseñarle a los niños en 20 minutos los siguientes conceptos: unidad, fraccionario, medio, tercio, cuarto, quinto y termina colocándoles problemas como: ¿Cuántas unidades hay en siete tercios.?. ¿Puede un niño aprender significativa, sólida y claramente así?.

La estrategia pedagógica de Jesús no se agota con las parábolas, también vale la pena explorar métodos como la controversia, la comparación, el trabajo de equipos y otros que serán objeto de estudio más adelante.

Frente al modelo pedagógico de Jesús, resulta incoherente, como en la educación actual y en la sociedad contemporánea, apenas a finales del siglo XX, surge la necesidad de reinventar la docencia, a partir de una concepción dinámica de la misma, entendida, como un todo articulado de naturaleza simbólica e interactiva y un proceso de relación ética, en donde cada quién se abre un horizonte de posibilidades para su realización.

En este proceso juega un papel fundamental la comprensión mutua, el reconocimiento recíproco para la búsqueda de la verdad, armonía, sinceridad, honestidad y la rectitud entre los interlocutores, es decir, se busca la acción comunicativa, que resulta más coherente con la naturaleza misma del proceso educativo.

Y pensar que desde tanto tiempo atrás, Jesús enseña con su praxis pedagógica, como debe ser la docencia y sólo hasta ahora se comienza a tener en cuenta.

En resumen, la estrategia metodológica utilizada por Jesús es variada y de palpitante actualidad. Tanto sus principios educativos como la manera de aplicarlos y enseñarlos constituyen para la educación de hoy un modelo digno de tener en cuenta y de ser estudiado a profundidad. Seguramente existen muchísimos otros elementos dentro de la pedagogía de Jesús que ameritan continuar su estudio. Es maravilloso descubrir su sabiduría que hace más de 2000 años se adelantó presentando caminos educativos edificantes y eficaces.

 

NOTAS

(1) FLOREZ, Rafael. Hacia una Pedagogía del Conocimiento. Editorial McGrawHill, Capítulos 7 y 12.

(2) BIBLIA de Jerusalén. Editorial Española Desclée de Brouwer, Bilbao, 1975, p. 1379-1541

(3) DELORS, Jacques. La educación encierra un tesoro, Informe a la UNESCO de la Comisión Internacional sobre la educación para el siglo XXI. Ediciones UNESCO. España, 1996, pp 95-109.

(4) BIBLIA de Jerusalén. Op. cit., p. 1597-1713

(5) III CONFERENCIA General del Episcopado Latinoamericano. Puebla, la evangelización en el presente y en el futuro de América Latina. Ediciones Trípode, novena edición, Caracas, 1979. pag. 103

(6) CARRERA Ll., et al. Cómo educar en valores; materiales, textos, recursos, técnicas. Narcea S.A. de ediciones, Madrid, 1996. p. 199

(7) BIBLIA de Jerusalén. Op. cit., Evangelio según San Mateo, Capítulo 6o. Versículo 12, pag. 1397.

(8) BIBLIA de Jerusalén. Op. cit., Evangelio según San Mateo, Título IV, Parte 2: Discurso Parabólico, Capítulo 13o., p. 1406-1408.BRUNNER, J. (1986) El habla del niño. Paidos. Barcelona.


Derechos Reservados Revista de Ciencias Humanas - UTP
Copyright © Pereira -Colombia - 2000
Ultima Modificación, Diciembre de 2000.
Webmaster :
Ingrid Galeano Ruiz
Diseño:
César Augusto González