"Tendencias actuales en Educación Infantil"

 

Edilma Vargas / William Marín Osorio

 

El presente artículo estudia el concepto de infancia desde la perspectiva de las políticas de instituciones nacionales e internacionales que trabajan en función de la protección y cumplimiento de los derechos de los niños, tales como el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la Organización Mundial de la Salud (OMS), la UNESCO, el Ministerio de Educación Nacional de Colombia, y de la reglamentación oficial, como la Ley 115 de 1994 (Ley General de Educación).

 

Concepción de Infancia

Hacia comienzos del siglo XVIII1, el niño era concebido como un pequeño adulto, sus vestimentas e incluso sus comportamientos, así lo mostraban: los niños eran herederos de los oficios y del estatus social de sus padres, y aunque eran el centro de atención de la familia, se los veía como personas incapaces e indefensas que sólo al llegar a la vida adulta podrían desarrollar sus capacidades; es por esta razón, que se hace necesario protegerlos y educarlos.

Protección y educación que en última instancia conciben al niño como una prolongación de las voluntades y la mirada de los adultos. Mirada que permite regular las relaciones educativas del niño con la familia y las instituciones del Estado, y de la infancia con los adultos: relaciones de respeto, obediencia, aceptación de la autoridad, entre otras.

Desde la Revolución Francesa (1789-1799), como fruto del advenimiento del Siglo de las Luces o Ilustración, se proclamaron los derechos de la persona humana, pero éstos no habían sido generalizados al niño en cuanto a ser ciudadano; es decir, al estatus político-jurídico que significa ejercer plenamente los derechos que tiene por ser persona.(2)

A partir de entonces, el movimiento de la modernidad empieza a concebir la infancia como una categoría que encierra un mundo de experiencias y expectativas distintas a las del mundo adulto. Es así como a partir de La Convención Internacional de los Derechos del Niño, se lo define como un sujeto de derecho, reconociendo en la infancia el estatus de persona y de ciudadano. Pensar en los niños como ciudadanos es reconocer igualmente los derechos y obligaciones de todos los actores sociales.(3)

La familia y la escuela deben enfrentar sus obligaciones de una manera articulada si quieren cumplir adecuadamente con su rol socializador, que debe estar orientado a que los niños cuenten con oportunidades que les permitan vivir y desarrollar la autonomía, la creatividad, la flexibilidad, la tolerancia, la cooperación, el respeto por el otro, el cuidado de sí mismo y del medio ambiente.

En este sentido, la educación debe ser holística, teniendo siempre presente los factores del desarrollo humano, pues, como lo demuestran las investigaciones de Piaget, Vigotsky, Kohlberg, Erikson, entre otros, las dimensiones cognitiva, emocional, moral y política, se establecen durante la infancia, periodo que debe ser estudiado entonces a la luz de estos procesos y estimulado desde una adecuada pedagogía.

Una de las tendencias en Educación Infantil en el mundo moderno, es el logro de la formación integral del niño, tal y como lo plantea la Comisión Internacional sobre la educación para el siglo XXI a la UNESCO en el año de 1996; comisión que hace explícitas cuatro dimensiones de aprendizaje humano: aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a ser y aprender a vivir juntos.

El ámbito de la Educación Infantil, entendida como la atención a niños a nivel institucional, ya sea a nivel de guardería, de preescolar y de básica primaria, tiende a aumentar sus niveles de cobertura, debido a varias razones:

La primera de ellas corresponde a una necesidad de carácter socioeconómico, ya que hay una mayor incorporación de las mujeres al mercado laboral, lo que favorece, por una parte, el contacto del niño con la Educación Inicial que ofrece el preescolar, así como el mejoramiento del nivel económico de las familias. Por ejemplo, la evaluación del programa colombiano de hogares de cuidado diario muestra que el 20% de las madres pudo conseguir empleo o mejorar su ingreso.

En consecuencia, la función educativa que antes asumía la familia en los procesos de socialización primaria se ve reemplazada por las instituciones educativas. Los niños son llevados cada vez más temprano a dichas instituciones, incluso inmediatamente la madre cumple la licencia de maternidad.

La segunda razón está en el sentido social que se confiere a la Educación Infantil. Es cada vez más claro que la educación temprana ofrece mayores ventajas a nivel del desarrollo integral, observándose enormes diferencias entre aquellos niños que no tienen posibilidades de acceso a la escuela frente a aquellos que sí la tienen.

Una tercera razón está en las políticas mismas del Estado, para quien aumentar la calidad de vida de los ciudadanos correspondería a aumentar la cobertura educativa, especialmente en los niveles básicos. Éste argumento sería entonces un índice de desarrollo de la sociedad. Las políticas a partir de la Ley General de Educación, insisten en la necesidad de que las instituciones mejoren la calidad, tengan un proyecto educativo que refleje las condiciones sociales y culturales de los niños. También hacen énfasis en su desarrollo integral y en el desarrollo de las competencias de éstos.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, concluye que la educación que se ofrece en las escuelas de América Latina y el Caribe es deficiente, pues los niños alcanzan el 50% de los niveles mínimos establecidos por los currículos nacionales. Dos indicadores muestran la baja calidad de la educación de la región: altas tasas de repitencia y mal rendimiento académico que se traduce en analfabetismo funcional.(4)

En el libro La Calidad de la Educación en América Latina y el Caribe, se hace referencia a los factores que influyen en la baja calidad de la educación:

"I) Insuficiente tiempo disponible para aprender, II) Escaso acceso a material didáctico efectivo, III) Profesores formados de manera pasiva y con métodos tradicionales y que además en su mayoría eligen su carrera por no ser aceptados en otras partes (hay pocas exigencias para estudiar pedagogía, por ser una carrera con bajas rentas); IV) Poca pertinencia del currículo y de los procesos de aprendizaje; V) Gestión administrativa y financiamiento de la educación centralizados, lo que fomenta una mala supervisión y eventual ausentismo de los maestros, especialmente en el área rural". (Educación. La agenda del siglo XXI, 1998).

Este panorama implica la urgencia de implementar políticas de mejoramiento de la calidad en la educación, teniendo en cuenta que la educación es uno de los derechos fundamentales de los niños.

Diferentes organismos nacionales e internacionales trabajan en función de la protección y cumplimiento de los derechos de la infancia, tales como El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), agencia de la Organización de las Naciones Unidas dedicada exclusivamente a la asistencia de la población infantil, la cual fue creada en el año de 1946 en el marco de la Segunda Guerra Mundial, para proteger a los niños víctimas de la guerra; la tendencia actual de la UNICEF es la de proporcionar bienestar a la población infantil de los países en vías de desarrollo. Su visión sobre la realidad de la infancia es holística; pues en el proceso de desarrollo del niño intervienen tanto factores emocionales, como físicos y sociales.

En el año de 1989, La Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas aprobó La Convención de los Derechos del Niño, Convención que regula la asistencia social del Estado en relación con la protección de la infancia, asistencia social que se cristaliza en políticas que reivindican sus libertades públicas y sus derechos fundamentales, situando en las mismas condiciones sociales a los niños y a los adultos. Un logro que permite superar la tradicional mirada adulta sobre la infancia, en aras de consolidar una visión crítica sobre el ser humano en torno a los principios de la modernidad.

En el marco de estas iniciativas legales encaminadas a fortalecer los programas humanitarios de la ONU, la UNICEF realiza actividades de asistencia a la enseñanza primaria, entre otras tareas de bienestar social que se llevan a cabo en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

La importancia de la Educación Infantil en el proceso de escolarización en el mundo de hoy

Existe, en los últimos años, la tendencia generalizada a otorgar importancia a la Educación Infantil, como portadora de los valores esenciales para formar seres humanos más comprometidos con las transformaciones que exige la sociedad en su conjunto, pues como señala Inmaculada Egido Gálvez

"Es cada vez más destacable su papel de facilitadora de la escolarización primaria, como factor de igualación social y como estrategia de desarrollo".(5)

Estudios llevados a cabo en diferentes países latinoamericanos, sugieren que los programas de Educación Infantil contribuyen a reducir la pobreza de formas muy variadas. Si la educación, en lugar de separarse de otros programas de cuidado infantil, se combina con éstos y se concibe como parte de un esfuerzo más amplio de desarrollo comunitario.(6)

Por otra parte, hay consenso entre quienes tienen a su cargo la investigación en el campo de la Educación Infantil, al definirla como una etapa de preparación para la escolaridad. El punto de vista de Egido Gálvez, docente de la Universidad Autónoma de Madrid, es que "...estos efectos son más notorios en los niños de extracción socioeconómica más baja, lo que viene a corroborar la importancia del papel "compensatorio" de la Educación Infantil"(7).

"La Educación Infantil prepara mejor a los niños para la escuela y para la vida; en tal sentido se ha encontrado que los niños que participan en programas preescolares demuestran una mejor preparación física y mental para la escuela; ello se refleja en menor ausentismo, menos deserción y repetición, más rendimiento y mejores calificaciones". (Gómez Buendía, 1998)

Los primeros dos años de vida son fundamentales para el desarrollo de las esferas cognitivas, psicomotoras y socio-afectivas. Estas ideas son el resultado de las investigaciones realizadas por la fisiología, la sociología, la psicología, las ciencias de la salud, entre otras disciplinas, que ponen de manifiesto que es durante este periodo de la vida donde se produce el mayor desarrollo de las neuronas y las conexiones nerviosas y que, en consecuencia, se deben fortalecer los programas de Educación Infantil encaminados al desarrollo cerebral, para estimular el aprendizaje y la creatividad. Los estudios interdisciplinarios han concluido que antes de los siete años de edad, se ha estructurado plenamente la inteligencia, y que en este proceso intervienen factores nutricionales, la salud y la estimulación del ambiente social.

El concepto de asistencia social a la infancia se ha transformado sustancialmente, teniendo en cuenta que la familia paulatinamente ha adquirido más conciencia de su papel en la definición de la educación que requieren sus hijos, y en consecuencia que su participación es esencial en el proceso de lo que los especialistas denominan Educación Infantil, una etapa decisiva en la construcción de personalidades éticas y creadoras. Observa Egido Gálvez que:

"En el ámbito iberoamericano, que no es excepción a esta tendencia, la protección y el cuidado de la infancia siguen siendo necesidades insoslayables, especialmente en los programas destinados a los contextos sociales más precarios. La educación, en esos casos, debe complementarse con la atención a los requerimientos y derechos básicos de los niños". (2000, 123).

En la Unión Europea, como en los países del llamado Tercer Mundo, por ejemplo, el cambio en la estructura familiar, como el ingreso de la mujer al mercado laboral, es un índice para establecer la importancia de la Educación Inicial que requieren los niños, que de este modo quedan bajo la responsabilidad del preescolar cuya función es la preparación para la escolaridad.

 
Existe, en los últimos años, la tendencia generalizada a otorgar importancia a la Educación Infantil, como portadora de los valores esenciales para formar seres humanos más comprometidos con las transformaciones que exige la sociedad en su conjunto...


En el año de 1995, la Comisión de las Comunidades Europeas(8), señalaba las consecuencias positivas que trae consigo esta preparación para la escolaridad, preparación que contribuye a alcanzar mejores rendimientos escolares y a la socialización:

"Se observa que los alumnos que disfrutan de una educación preescolar superan en promedio mejor su escolaridad que los demás, siguen estudios más largos, y parecen insertarse más favorablemente". (1995, 13).

En el informe del año 1997, la misma Comisión advierte sobre la necesidad de "favorecer las buenas relaciones padres/centro escolar ya que de esta forma también se tienen padres mejor educados, redundando en una mejor atención a la infancia". (103). Igualmente, observa que "La educación preescolar es un instrumento para promover la democratización de la educación y la igualdad de oportunidades. Así la educación preescolar debe estar disponible para el conjunto de la población".(25).

En tal sentido, las políticas de la UNESCO han hecho énfasis en este periodo inicial de la formación de los niños para promover su expansión en el ámbito educativo iberoamericano:

"Una escolarización iniciada tempranamente puede contribuir a la igualdad de oportunidades al ayudar a superar los obstáculos iniciales de la pobreza o de un entorno social y cultural desfavorecido. Puede facilitar considerablemente la integración escolar de niños procedentes de familias inmigrantes o de minorías culturales y lingüísticas. Además, la existencia de estructuras educativas que acogen a niños en edad preescolar facilita la participación de las mujeres en la vida social y económica". (Informe a la UNESCO de la Comisión Internacional sobre la Educación para el siglo XXI).

Igualmente, la Conferencia Mundial de Educación para Todos (1990), concluye que:

"El aprendizaje comienza al nacer. Esto requiere de atención temprana a la infancia y de Educación Infantil, que se pueden proporcionar a través de disposiciones que impliquen la participación de la familia, las comunidades o programas institucionales, según corresponda".

Estas políticas en su conjunto se proyectan en la actualidad como formas de pensamiento y estrategias para la atención sistemática de la infancia, cuya atención por parte de los profesionales de la educación y de las disciplinas encargadas de la vida social, permite reflexionar sobre la sociedad y su futuro.

Se han planteado las tendencias pedagógicas y las políticas oficiales, tanto en el orden nacional como internacional, especialmente éste último en relación a los organismos que protegen la infancia en su misión humanitaria, lo que permite inferir que se están produciendo profundos cambios en la concepción del ser humano, del saber, de la ciencia, de la salud, de la educación, de la cultura y del mundo en general, y que nos encontramos en un proceso que deviene en ciertas condiciones favorables para avanzar hacia la realización de un propósito nacional como es mejorar la calidad de la educación y garantizar a los ciudadanos el disfrute de todos sus beneficios.

 
La Educación Especial, se refiere a la identificación, evaluación y diseño de programas especiales para niños cuyas dificultades o desventajas para aprender requieren ayuda adicional para alcanzar su pleno desarrollo.


Tendencias Curriculares en Educación Infantil

Los servicios e instituciones de Educación Infantil en Iberoamérica se diferencian, en primer lugar, en función de su finalidad, (función socio-asistencial a niños entre 0 y 4 años de edad) y en segundo lugar, en función de la edad de los niños que atienden (función educativa que se refiere a la educación preescolar).

Dentro del ámbito asistencial, la forma de atención organizada que más se ha popularizado es la guardería, la cual cubre las áreas relacionadas con las necesidades básicas, como alimentación, salud y cuidado físico del niño, junto con las propiamente educativas, dirigiéndose sobre todo a poblaciones de riesgo o marginadas, así como a hijos de madres trabajadoras. En tal sentido, se presentan programas curriculares diversos, aun dentro de un mismo país, orientados a satisfacer las demandas que requiere cada región. Las modalidades no formales tienen una presencia relevante, que ha venido incrementándose a partir de los años 80.

En las modalidades educativas, la forma predominante de atención es sin duda el preescolar que suele considerarse como el primer nivel del sistema educativo, donde es más común que existan líneas de orientación didáctica o incluso programas oficiales emanados de las autoridades educativas. En este nivel muchos países han introducido cambios en los currículos oficiales, los cuales se centran en ámbitos de actividad del niño más que en áreas de enseñanza; los programas tienden a

"desarrollar lo emotivo, expresivo y psico-motor y, dentro de lo cognitivo, juega un papel central la comunicación y el lenguaje. La metodología se inclina a basarse en el juego y en las actividades de los niños".(9)

Frente al predominio de programas de preescolar de carácter formal, es importante reconocer otras experiencias innovadoras llevadas a cabo en los últimos años:

«Hogares Comunitarios» de Colombia. «Educa a tu Hijo» de Cuba. «Profesores Itinerantes» de Ecuador. «EDUCO» de El Salvador. «Cursos Comunitarios» de México. «PRONOEI» y «Hogares de Atención Diaria» de Perú. «Hogares de Atención Diaria» de Venezuela. «Programas para grupos indígenas» en diferentes países.

En cuanto a las tendencias para la futura Educación Infantil, se observa que hay una mayor atención al desarrollo de currículos multiculturales, si bien son importantes los esfuerzos ya realizados en este sentido en muchos de los países iberoamericanos. La integración de alumnos con necesidades especiales se impone casi de forma generalizada.

La Educación Especial, se refiere a la identificación, evaluación y diseño de programas especiales para niños cuyas dificultades o desventajas para aprender requieren ayuda adicional para alcanzar su pleno desarrollo. Tales dificultades pueden ir desde disfunciones físicas, problemas de visión, audición o lenguaje, disfunción para aprender, dificultades emocionales o de conducta. Otros niños pueden tener dificultades más particulares con el lenguaje o las matemáticas, por lo que requerirán una ayuda extra. Las ayudas para atender las necesidades especiales de educación pueden darse en escuelas integradas o en escuelas especiales.

Se cree que alrededor del 20% de los niños necesitan algún tipo de educación especializada a lo largo de su escolarización. La gran mayoría de ellos tienen problemas que se resolverán dentro de las escuelas ordinarias; sólo una pequeña minoría de las ayudas educativas especializadas pueden requerir, por su mayor exigencia y complejidad, la existencia de medios, centros y un conjunto de servicios que permitan asegurar que la evaluación se ajuste a las necesidades de esos niños.

Se considera que un niño es especial si muestra una mayor dificultad para aprender que el resto de los niños de su misma edad; si tiene una disfunción que le impide o dificulta hacer uso de las facilidades educativas de un cierto nivel proporcionadas a los de la misma edad en las escuelas de su zona y nivel.

A partir de 1980 se ha prestado una gran atención a la Educación Especial en los países desarrollados. En esta década se operó un cambio radical en las actitudes profesionales y públicas hacia las necesidades especiales que marcó el comienzo de un gran movimiento hacia la integración de las personas con necesidades educativas especiales dentro de las escuelas ordinarias.

 

El papel de la literatura infantil en el contexto de las políticas de la UNESCO

Platón pone el asombro como fuente
de la filosofía, es decir del conocimiento.
Y debería ser por lo tanto la base de toda educación. Parecería que el asombro no debe ser suscitado, pues surge ante lo desconocido...

Ernesto Sábato

Todos los años en diferentes países latinoamericanos, se llevan a cabo eventos culturales encaminados a promover la literatura infantil y juvenil, el trabajo creador de nuestros escritores, y diversos talleres donde los muchachos tienen la posibilidad de acercarse al complejo mundo de la palabra escrita y al libro como instrumento de comunicación y puente de constitución de lo humano.(10)

La Unesco organiza cada año un concurso de literatura infantil y juvenil, encaminado no sólo a dar a conocer a los autores de diversas nacionalidades, como a descubrir las nuevas formas de ver el mundo que proponen sus escrituras y cultivar en los niños el entendimiento de sus raíces culturales a través de un texto producido para ellos, pues como señala el jurado chileno del año pasado, Manuel Peña Muñoz, se está construyendo una literatura renovadora, donde las tendencias se han diversificado, una literatura infantil que aborda temas urgentes de nuestro tiempo: "la integración racial, de recuperación de las raíces, con lo que el niño puede identificarse y conocer lo que ocurre en otras partes del mundo".

En estos países se realizan ferias que permiten el diálogo permanente con los escritores y sus obras. Para la escritora brasileña Ana María Machado, ganadora en 1981 del Premio Casa de las Américas, la literatura Infantil está creciendo en Latinoamérica; señala, entre otras cosas que "tenemos un imaginario riquísimo para ofrecerle a los niños, porque tenemos la literatura de adultos más rica del mundo en la segunda mitad del siglo. El futuro de la literatura infantil en Latinoamérica promete mucho".

Futuro que en Argentina y en Chile se ha venido consolidando desde la década de los años 80, periodo en que han surgido autores de muy buena calidad, lo cual, como expresa Machado "tiene que ver con una sofisticación del mercado, con una diversificación temática y con un desarrollo de la industria editorial". Renovación que se extiende a partir de esta época a toda Latinoamérica.

El Espectador, ofrece una página web que puede ser visitada para conocer las últimas opiniones sobre temas de la literatura infantil. En la edición del 28 de Abril de 2001, Adriana Echeverri Cárdenas entrevista a la escritora Yolanda Reyes quien señala, entre otras cosas, que:

"lo fundamental de la buena literatura es que nos permite, a adultos y niños, establecer complicidades e identificarnos con otros, nos da la posibilidad de conmovernos, de ponernos cara a cara con los sueños, deseos y temores, y de saber que hay mundos distintos a los que vivimos. Pero además de eso, los libros abren la mente al pluralismo, más ahora cuando la televisión tiende a homogeneizar".

De la misma manera, al lado de las publicaciones periódicas, como de las ferias de libros, se realizan en Latinoamérica diferentes encuentros de escritores, tendientes a intercambiar experiencias en torno al oficio de la escritura. La Comisión de Cultura de la Secretaría Pro Tempore y la Fundación Biblioteca Nacional de Panamá, celebraron la X Cumbre Iberoamericana de Escritores de Literatura Infantil y Juvenil. Entre los temas estudiados se encuentran: "Importancia de la Cátedra de Literatura Infantil, cómo formar talleres de creatividad en el hogar y aula, cómo hacer cuentos infantiles, el hogar y los hábitos de lectura".

Periódicamente en la casa del poeta de los niños, Rafael Pombo, en el barrio La Candelaria en Bogotá, se realizan talleres de poesía y cuento. Es toda una institución que busca formar en los niños hábitos de lectura y creación de textos literarios.

El uso de las nuevas tecnologías en Educación, como la permanente divulgación y recreación de las obras de autores de literatura infantil y juvenil, ofrecen múltiples posibilidades para enriquecer una Cátedra de Literatura Infantil en los programas dirigidos a la formación de pedagogos infantiles en la Educación Inicial y en la escolaridad.

 

Aplicación de Nuevas Tecnologías en la Educación

El constante cambio de las nuevas tecnologías ha producido efectos significativos en la forma de vida, el trabajo y el modo de entender el mundo de las gentes. Estas tecnologías también han afectado a los procesos tradicionales de enseñar y aprender. La información tecnológica, como una importante área de estudio en sí misma, está afectando los métodos de enseñanza y de aprendizaje a través de todas las áreas del currículo, lo que crea expectativas y retos. Por ejemplo, la fácil comunicación mundial propor
ciona el acceso instantáneo a un vasto conjunto de datos, de modo que despierta nuestro sentido de la curiosidad y de la aventura.

Además de ser un tema en sí mismo, las nuevas tecnologías inciden sobre la mayor parte de las áreas del conocimiento. La creciente renovación y disponibilidad de la tecnología en las escuelas y colegios permitirá una enseñanza más individualizada. El papel del profesor pasará a ser más el de un mediador o animador del aprendizaje y no sólo la fuente de los conocimientos. Puesto que dicha tecnología puede ayudar a los estudiantes a trabajar en diferentes niveles y contenidos, se atenderán mejor los aprendizajes diferenciados, lo que permitirá desarrollar las capacidades individuales de los estudiantes.

Se asiste en la actualidad a una revolución tecnológica en la que se producen cambios rápidos y bruscos en la forma cómo la gente vive, trabaja y se divierte. Frente al ritmo del avance tecnológico, el reto está en aprender a adaptarse a estas transformaciones. Para conseguirlo, los sistemas de aprendizaje deben preparar a las personas para dialogar efectivamente, en un clima de pluralidad y entendimiento, con el mundo globalizado.

Ahora se comienza a formular una teoría rigurosa del aprendizaje humano. Igualmente se investigan las condiciones ambientales y los procesos cognitivos que estructuran lo que se aprende. Cuatro grandes áreas centran el cuadro de la investigación educativa frente a las complejidades que ofrecen las nuevas tecnologías: aprendizaje, estructura del conocimiento, solución humana de problemas y desarrollo cognitivo.

 
Cuatro grandes áreas centran el cuadro de la investigación educativa frente a las complejidades que ofrecen las nuevas tecnologías: aprendizaje, estructura del conocimiento, solución humana de problemas y desarrollo cognitivo.


Se hace necesario orientar al niño a formar su estilo cognitivo y a desarrollar y reconocer sus propias estrategias de aprendizaje. Igualmente el pedagogo infantil debe vincular la escuela al medio y a la sociedad en general, a través del trabajo comunitario, la aplicación de nuevas tecnologías, la valoración y conservación del medio ambiente, la formación del espíritu investigativo y creativo en los niños y el trabajo conjunto con los padres de familia y con otras instituciones de Educación Infantil.

Puesto que el desarrollo tecnológico pone a disposición de los ciudadanos medios informáticos e interactivos que son cada vez más necesarios para sobrevivir y producir en una sociedad globalizada, la apropiación crítica de esos medios debe hacer hoy parte de la formación de los docentes. A lo anterior se añade la importancia que representa en la actualidad el conocimiento de una segunda lengua. (Decreto 272 de 1998)

 

Tendencias en la Formación de los Docentes de Educación Infantil

Hay dos tipos de programas, en lo que a la formación de docentes se refiere: asistenciales y educativos. En el primer caso, el personal tiene preparación muy diversa, poca o ninguna cualificación. Esto es frecuente en el sector no formal, en el que los profesores son miembros de la comunidad, que trabajan de manera voluntaria o por una remuneración muy modesta y casi sin ninguna otra contraprestación.

Por el contrario, en los programas educativos, al menos de los centros oficiales, la tendencia es a incorporar personal con formación universitaria y especializada en el ámbito de la educación preescolar.

En este contexto, el Plan Decenal de Educación, señala las características de la educación que requiere nuestro complejo mundo de hoy:

"Un docente que tenga claridad sobre el sentido de la Educación Infantil. Un docente que asuma como objeto de conocimiento la didáctica. Que cree ambientes enriquecidos en que se articulen las didácticas y las prácticas de un modo integral. Un docente que investigue en Educación Infantil. (Fandiño. Plan Decenal de Educación. Ministerio de Educación Nacional)".

En lo que a formación de docentes se refiere, tanto el Decreto 272/98, como el documento Colombia al Filo de la Oportunidad. Misión, Ciencia, Educación y Desarrollo (1994), insisten en la formación pedagógica como eje central de la educación. En tal sentido, se plantea la formación continuada y el perfeccionamiento docente en la pedagogía y en las disciplinas que corresponda. Se requiere entonces formar un docente que potencie las capacidades de los niños, que propicie el desarrollo integral y que sea capaz de diseñar currículos de acuerdo a las necesidades de éstos, formando en ellos el sentido crítico, investigativo, autónomo y creativo.

También se hace necesaria la formación de los docentes en nuevas tecnologías y en el conocimiento de una segunda lengua con el fin de brindarle más y mejores posibilidades de aprendizaje a los niños. La formación de docentes en Educación Infantil debe ser una tarea permanente, que responda a las exigencias de la cultura.


NOTAS


(1) GARCÍA, Emilio. El derecho a la Ciudadanía de los niños, en Ética Ciudadana y Derechos humanos de los niños. Cooperativa Editorial Magisterio, Santafé de Bogotá, 1998.

(2) PIZARRO, Crisóstomo. Niñez y democracia. Unicef. Ariel, Santafé de Bogotá, p. 39-45, 1997.

(3) ACOSTA AYERBE, Alejandro. Planeación y Derechos de la Niñez, en Ética Ciudadana y Derechos humanos de los niños. Cooperativa Editorial Magisterio, Santafé de Bogotá, 1998.

(4) "...es decir, no pueden utilizar sus conocimientos de lectura y matemática, como herramientas de trabajo, en su vida cotidiana. Es necesario, entonces, mejorar el proceso educativo y sus resultados, mediante una educación de calidad, que reconozca las diferencias individuales y responda a las necesidades básicas de aprendizaje, para lo cual debe apoyar especialmente a aquellos sectores que tienen mayores problemas". SCHIEFELBEIN, Ernesto y SCHIEFELBEIN, Paulina. La Calidad de la Educación en América Latina y el Caribe, en Educación. La agenda del siglo XXI. Tercer Mundo, Santafé de Bogotá, 1998, p. 78.

(5) EGIDO GÁLVEZ, Inmaculada. La Educación Inicial en el ámbito internacional: Situación y perspectivas en Iberoamérica y en Europa, en Revista Iberoamericana de Educación, O. E. I, Organización Iberoamericana de Educación, Nº 22, enero-abril de 2000, Madrid, p.122.

(6) GÓMEZ BUENDIA, Hernando. Hacia un desarrollo humano, en Educación: La Agenda del Siglo XXI, Tercer Mundo, Santafé de Bogotá, 1998, p. 74.

(7) Ibid, p. 122.

(8) Informe de la Comisión de las Comunidades Europeas, citado por Inmaculada Egido Gálvez, Op. Cit., p. 123-125.

(9) EGIDO GÁLVEZ, Inmaculada, Op. Cit, p. 130.

(10) Luis Ángel Baena utiliza esta expresión, haciendo hincapié en que la conciencia que el usuario tiene de los mecanismos de funcionamiento del discurso contribuye a la constitución de lo propiamente humano. Lo humano se constituye en el discurso, en el lenguaje. Ver Homenaje al Maestro Luis Ángel Baena. Revista Lenguaje. Escuela de Ciencias del Lenguaje y Literaturas, Nº 24, Agosto de 1996. Santiago de Cali.

 

 

 

 

Derechos Reservados Revista de Ciencias Humanas - UTP
Copyright © Pereira - Colombia - 2002
Ultima Modificación, Febrero de 2002
Webmaster :
Ingrid Galeano Ruiz
Diseño:
César Augusto González